Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Ley de cookies
Ayuntamiento de Alguazas


Museo Etnológico

El Museo Etnológico surge en 1998 tras la iniciativa de la Asociación Cultural Amigos de La Torre, que puso en marcha una campaña dirigida a solicitar objetos y enseres con los cual poder crear un Museo con las cosas de nuestra tierra. La respuesta de los alguaceños fue inmediata y en muy poco tiempo se logró reunir por donación un importante contingente de elementos variadísimos de uso familiar y agrícola. Destacando :


-Muebles


-Enseres de utilidad doméstica


- Aperos de labranza


- Material de objetos diversos

 

 

Todo este material estuvo expuesto y con posibilidad de visitarlo desde el principio en todas las salas de la primera planta.

 

En la última fase de restauración del edificio, en 2005, se hizo una selección del material existente, se restauró una parte que es la que está expuesta quedando el resto en depósito.

 

 

Actualmente el museo se encuentra en la primera planta de la Torre distribuido en 4 salas:

 

Sala 1ª: COCINA

Contiene horno clásico huertano construido sirviéndose del muro o pared de la fortaleza, 1,60 m de grosor, y utensilios necesarios para la elaboración de pan, tales como, artesa, cedazo, cernera, tabla, mesa, tapete cubridor de masa, medidores de harina, balanza de platillos, candiles y colección de lebrillos de distintos tamaños y usos, cazuela de barro, sartenes y orzas.

 

A mediados del siglo pasado en las familias de Alguazas, la madre y las hijas mayores además de ayudar en las faenas de siembra y recolección, también cuidaban  de los animales, de los pequeños y del aseo de la vivienda y la comida.

 

Muchos utensilios caseros facilitaban las tareas como son los cantaros que se llenaban de agua para el gasto de la casa en el puesto mas cercano de acequia. Tenían mucha practica y solían llevar el cántaro en la cadera otro en la cabeza con un rollo de trapo debajo y a veces hasta un caldero en la mano.

 

También eran muy usados los lebrillos que servían para lavar preparar carne en las matanzas, hacer masa de dulces...

 

 

 

Cántaros y lebrillos formaban parte de lo que era el tinajero.

 

 

 


Sala 2ª: SALA DE ESTAR Y DORMITORIO

Con mesa camilla, sillas, maquina de coser y estufa de hierro.

 

 


Utilizando el mismo espacio se halla la alcoba o dormitorio con cama noble de madera adornada con primoroso cobertor, crucifijo de pared, mesilla de noche, cuna y cuadro con imágenes de un ángel. En la misma tarima esta situado un zafero de metal.

 

En tiempos antiguos los mismos mozos se construían una barraca, ayudados por toda la familia o un casón.

 

El lugar elegido para la construcción de la barra solía ser un terreno en la huerta propiedad de los padres. La barraca constaba de entrada y una habitación en principio. En un rincón de la entrada estaba el fogón en el otro el chinero o armario para cacharros de cocina.

 

Una vez terminada la barraca se iba completando con el ajuar que las mozas habían preparado desde su infancia para el matrimonio.

 

Las chicas hacían las labores desde niñas: aprendían en la escuela para después seguir practicando en las casas donde con ayuda de la madre y alguna vecina, cosían a mano o maquina y bordaban bastidores. Ellas mismas cosían y bordaban juegos de cama, trapos de mano, servilletas...

 

Antes del matrimonio el novio aportaba útiles y animales para la labranza y la casa donde iban a vivir y la novia el ajuar.

 

Además de objetos cosidos y bordados para las mozas, los muebles también eran parte del ajuar.

 

La novia sola o los dos compraban al carpintero local la mesa de cocina, la del salón, sillas, la cama... Arca y Zafero para el aseo personal.

 

El primer colchón del matrimonio era de lona rellena de albardin que recogida el novio del campo. Pero con el tiempo el colchón se hacia con la lana de las mejores ovejas del rebaño.

 

 

 

Sala 3ª: ENSERES

De dimensiones mas amplias, ofrece tres secciones:

 

En el primero se encuentran todos los enseres de carácter agrícola: arado, trailla, azada, picos, sierras, serruchos, hoces, corvillas, trillo, hocetes, tijeras y toda clase de capazos.

 

 

 

En el segundo están los utensilios para realizar matanzas de cerdo y confección de embutidos, práctica esta muy habitual  entre las familias huertanas. A tal efecto, se hallan las herramientas propias de un matarife, caldera de cobre, máquina de triturado de carne, manojos de esparto, etc.

 

 

 

Y en tercero están expuestas las primeras máquinas que utilizaban las fábricas de la localidad para partir melocotón destinado a su conservación en almíbar o para mermelada, envases para la recolección y transporte de frutas, tales como, canastos, columpios y cajas, maquina para desgranar panizo no faltando la bascula y romanas de distintos tamaños.

 

Dado los recursos que proporcionaba el medio natural han existido toda serie de oficios tradicionales heredados de padres a hijos que transformaban las materias primas en objetos útiles y productos de consumo. Como son los artesanos de esparto o matarifes.


 

 

 

Sala 4ª: AULA DE LOS AÑOS  50 60

Toda esta ocupada por el material peculiar de una escuela de los años 40 del pasado siglo, o sea, mesa de maestro de madera con cajones, sillón, pupitres multipersonales, pizarra, mapas de aquella época y una pequeña colección de libros.