Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Ley de cookies
Ayuntamiento de Alguazas


Entrevista a César Salcedo, Pregonero de las Fiestas Patronales 2015 de Alguazas

“Las fiestas deben representar un momento de unidad y confraternización de los alguaceños”

 

Las Fiestas Patronales 2015 de Alguazas, que se celebrarán este próximo mes de junio, ya tienen pregonero. El encargado de firmar el inicio oficial de estos festejos será el vecino del municipio César Salcedo, médico especialista en cirugía ortopédica y traumatológica en la unidad de ortopedia infantil del hospital “Virgen de la Arrixaca” de Murcia.

 

César Salcedo, nacido hace 41 años en Alguazas, acumula un prestigioso historial académico y profesional iniciado con su licenciatura en Medicina y Cirugía por la Universidad de Murcia (1992-1998). Desde 2004 es especialista en cirugía ortopédica y traumatológica en el hospital “Virgen de la Arrixaca”, donde destaca como una eminencia en el tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor en la edad infantil. El pregonero alguaceño compagina además su labor asistencial pública con tareas docentes desde 2005 como profesor asociado clínico de cirugía ortopédica y traumatología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia.

 

 

¿Qué significa para usted Alguazas y sus gentes?

Para mí, Alguazas ha sido y siempre será el lugar donde crecí y me pude desarrollar de una manera completa y muy feliz en todas las vertientes que un niño puede tener hasta llegar a la edad adulta (familiares, educativas, laborales y lúdicas). Responsables de ese desarrollo como persona están en primer lugar mi familia (padres, hermanos, abuelos y tías), mi escuela pública (colegio “Primo de Rivera”, posteriormente “Monte Anaor”), mis amigos y las personas que se fueron cruzando en mi camino o yo en el de ellas. Pronunciar la palabra Alguazas, tan sonora y contundente, significa saberse de un lugar, de un terruño, de un paisaje, pero también pertenecer a su paisanaje, a sus gentes.

 

¿Qué sensación tiene uno cuando le proponen ser pregonero de las fiestas de su pueblo?

Es una sensación doble. Por una parte de satisfacción máxima al apreciar que la gente del pueblo, encarnados en la Corporación Municipal, ha depositado la confianza en mí para que pueda expresar con palabras la bienvenida a nuestras Fiestas Patronales. Por otra, máxima responsabilidad y, como diría Jorge Valdano, con cierto “miedo escénico” porque los alguaceños estarán esperando mis palabras con deseo y no quiero defraudarlos. 

 

¿Qué debe transmitir un pregón de Fiestas?

Al pie de la letra pude ser tomado como un discurso de exaltación a las costumbres y tradiciones de un lugar (en este caso, las Fiestas Patronales) y siempre es bueno, pienso yo, que tenga una parte del contenido, pero que no sea el eje fundamental. Creo que el pregonero tiene que “desnudarse” emocionalmente para poder sacar la esencia de su experiencia vital en el pueblo, que describa cómo vive el pueblo y cómo el pueblo (tierra y gentes) interacciona con él. De esta manera, queda en la atmósfera de esa noche un testimonio personal que pienso puede ser más interesante.

 

¿Cómo será su discurso?

Siguiendo esa reflexión, pretendo que mi pregón tenga una parte de animación al disfrute de las Fiestas. Sin duda los alguaceños nos lo tenemos merecido, como también tendrá esa parte de evocación a las pequeñas cosas -como dice Serrat-, que el tiempo las olvidó, pero que desempolvándolas un poco aparecen como un recuerdo muy vivo y desprenden un “sabor” entrañable.

 

¿Qué deben representar las Fiestas para un pueblo como Alguazas?

La identidad como pueblo se va forjando y fraguando con cada uno de los actos en los que participan sus gentes y sus festejos son unos de los momento más representativo y diferenciales. Por lo tanto, las Fiestas deben representar, primero, un momento de unidad y confraternización de los alguaceños para potenciar el pueblo y segundo, un momento de alegría y alborozo que nos libere de las tensiones y  del estrés diario.

 

¿Qué actos le gustan más de las Fiestas de Alguazas?

La lectura del pregón, propiamente dicha, siempre me ha parecido un acto muy significativo porque se puede escuchar reflexiones muy sugestivas e interesantes. La procesión de los Santos Patronos, con el habitual y alegre “baile” de San Antonio, siempre me causó excitación. Por un lado, deseaba que lo bailaran porque mostraba la alegría desbordante de sus portadores y, por otro, tenía temor de que se desplomara de su peana.

Los actos tanto culturales, musicales como deportivos han sido muy atractivos para mí. Mi hermano y yo participábamos en los torneos de baloncesto que se crearon hace años como el de las “24 horas”.

 

¿Es Alguazas un pueblo que vive las Fiestas en todas sus calles, rincones y barrios?

Yo pienso que sí. Cierto es que Alguazas, pese a ser un pueblo pequeño, tiene una personalidad muy marcada. Hay que saber que a finales del siglo XVI -y mediante un préstamo- se compró a sí misma, convirtiéndose en villa de señorío propio. Por lo tanto, estamos muy orgullosos de ser alguaceños en cada uno de los rincones por donde rondemos y expresamos nuestro regocijo en estas fiestas patronales así como en otras fiestas añadidas en barrios y pedanías (barrio del Carmen, Las Pullas, La Huerta de Arriba, El Paraje…).

 

¿Qué vivencias tiene de Alguazas y de sus principales expresiones como municipio?

Alguazas me acompaña siempre en mi día a día, es decir, mi manera de sentir la vida como algo apegado a la naturaleza, el contacto con la tierra que trabajó mi abuelo y hoy día seguimos cultivándola me hace tener, a modo de cordón umbilical, una conexión íntima con el pueblo.