Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Ley de cookies
Ayuntamiento de Alguazas


Historia de la Semana Santa de Alguazas

 

Orígenes de la Semana Santa de Alguazas


En los siglos XVI y XVII aparecen las primeras referencias a las cofradías de Alguazas. Se hace referencia a agrupaciones religiosas como la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, aunque no se sabe si eran cofradías que salían en procesión durante la Semana Santa.

Esta devoción pudo ser llevada a Alguazas por los frailes agustinos, que eran dueños de extensas propiedades en la localidad.


El dato más antiguo aparece en el Libro de Fábrica de la Parroquia de San Onofre en 1.673, donde hay una partida de ciertos dineros que se pagan al sacristán como limosna por su participación en las procesiones de Semana Santa y montar el Monumento. En un acta de febrero de 1716 consta haber pagado al maestro carpintero 120 reales por hacer una 'cama teñida' para sacar en procesión a Nuestro Señor Jesucristo el Viernes Santo, en el cortejo del Santo Sepulcro.


En 1883 se reorganizó la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Medio siglo después, en 1940, tras la Guerra Civil, se refundó esta Hermandad cobrando nueva vida.


Resurgimiento tras la Guerra Civil 


En 1940 salieron a la calle, de nuevo, las procesiones de la Semana Santa de Alguazas. Las destrucciones de la Guerra Civil hicieron que sólo pudiese desfilar una imagen, un Cristo Crucificado de los talleres gerundenses de Olot, comprado por José Bravo Pinar 'el Nonio'.

El resto de las escenas de la Pasión y Muerte de Cristo fueron representadas en el cortejo procesional por actores alguaceños, que habían figurado en la obra de "El Prendimiento".


Mediados del siglo XX, esplendor de la Semana Santa en Alguazas

Desde mediados del siglo XX, coincidiendo con el despegue económico de Alguazas (agricultura e industria conservera) y el fervor religioso, surgieron nuevas hermandades y la Semana Santa de de la localidad comenzó a adquirir sus características actuales. Muchas de las nuevas cofradías nacieron a iniciativa de entusiastas familias alguaceñas.


La mitad de las Cofradías Pasionarias de Alguazas surgieron en la década de 1950, dando lugar a una auténtica era dorada. En concreto, fueron cinco: San Juan Evangelista (1954), Santísimo Cristo de la Sangre (1955), Nuestra Señora de los Dolores (1956), Nuestro Señor del Pozo y la Samaritana (1956) y la Verónica (1962).

 

 Último tercio del siglo XX, nuevas cofradías y pasos


En la década de 1970, la Semana Santa de Alguazas sufrió un cierto estancamiento. Ello quizá se debió a la crisis derivada del relevo generacional al frente de las hermandades.


Sin embargo, durante el último tercio del siglo XX no dejaron de crearse nuevas cofradías y encargarse nuevas imágenes procesionales, así como tronos, estandartes y túnicas penitenciales.


Cuatro fueron las hermandades de más reciente creación: Nuestro Señor Jesucristo Resucitado (1974), Santísimo Cristo de la Columna (1981), Nuestra Señora de la Piedad (1989) y Nuestra Señora Virgen de la Alegría (1993).


En definitiva, a partir de la década de 1980, la consolidación de las cofradías existentes y el surgimiento de otras han llevado a la Semana Santa alguaceña al período de madurez que perdura hasta nuestros días.

  

 


AGENDA SEMANA SANTA